Make your own free website on Tripod.com

ESCRITORES DE SULLANA

 OTROS AUTORES SULLANEROS  

LAURO MARTÍN ARRANZ

    

 

OFRENDA LIRICA A SULLANA

Traed mi lira

que no canta como lira

sí igual guzla del desierto

que fogosa y delicada,

va a entonar hoy, temblorosa

sus vibrantes melodías

a Sullana, la graciosa,

que un poeta de más vuelo

vio vestida de sultana.

 

A esta dama ribereña

que, ocultando sus rubores,

se ha tendido en blanca hamaca

cobijada por mantones de Manila

que han tejido sutilmente

los añosos algarrobos

de la orilla.

 

Y se apoya en el ribazo

de la arena deslizante

a escuchar el secreto

de esta Chira legendario

codicioso de hermosuras

que seduce y enamora

con dolientes melodías

milenarias, que aprendiera

de Harawicus imperiales.

 

Y al cantarlas

murmurando sus amores,

va tejiendo de esmeraldas los encajes

que ha tenido en la otra banda,

cual si fueran orientales ceñidoras

que embelesan y convencen a la bella

a rendirse entre las ondas

de esta Chira codicioso

que a otras ninfas de ilusiones

ha arrastrado mansamente

para luego revolcarlas

en turbiones cenagosos

con que rinde vasallaje

a Caribdis, seductora,

que, sin mármoles, oculta

en cavernas submarinas

ya a los héroes, ya a los bravos,

ya a los ruines, que merecen

el eterno vilipendio.

 VOLVER

De pronto, presuroso, recoge sus cendales,

saltando de su hamaca con vivida emoción,

dispersa al amorcillo que juega en las arenas

y mira en torno suyo, buscando una ilusión.

 

Sullana abrió la senda que el cielo le trazara

meciendo al siglo veinte en su auroral fulgor,

y viendo su destino, surgió como una reina

que atisba en el futuro magnífico esplendor.

 

Sus hijos la aclamaron magnífica y dichosa

y, al verla ya Provincia, con fueros y borlón,

 pusieron en sus sienes riquísima diadema

todo oro y esmeraldas, como es su corazón.

 

Ya es Reina soberana. Las éticas bellezas

que en bronce se tiñeron, luciendo más vigor,

le dieron primacía en noble competencia

y hoy forman ya su corte, vestidas con primor.

 

Oyó luego altanera del Chira los requiebros,

y viendo los encajes del rico ceñidor,

tendió al río ancho Puente-arpón de sus dominios:

con noble afán de Reina, al valle conquistó.

 

Y ahora se retrata, mirando su belleza,

en aguas de ancho cauce, que el Puente sojuzgó,

Galana por el valle pasea su silueta,

cantando con sus hijos una égloga de amor.

 

SULLANA, que has visto nacer a tus hijos

cual ninfa de oasis, que en palmas soñó...

Ya vienen cargados con lauros de triunfo

trayendo al desierto feliz floradón:

canciones, laureles y mirtos,

lamentos, espinas, rosas de pasión,

y ruedas y cascos y brillo de espadas,

rugir de motores y trazos etéreos,

con arpas y liras, te ofrendan, Sullana,

florón de heroísmos que tu ser les dio.

 

Pisaron el polvo de todas las sendas,

subieron los riscos del Ande en la Sierra

llevando doquiera tu fe y tu ilusión.

Las aves oyeron sus cantos nostálgicos,

y muchos cayeron... sellando sus labios

la Parca traidora, que el hombre y su nombre

de olvido cubrió.

 

Yo he visto a la luna, vestida de nácar,

corriendo silente la tibia quietud,

traer en su seño collares de perlas,

lágrimas vertidas por tus sullanenses

que llevan tu nombre por todo el Perú.

 

Yo he visto a esa dama, viajera de plata,

pasar por tus calles, sembrando el amor,

medroso, atisbando por las celosías

por ver como guardas tu gloria y tu honor.

 

Levanta, SULLANA, tu frente de reina,

que el cielo prepara, flotante, un airón,

brindando a tu sien frisados destellos

de gloria, de triunfo, de paz y de amor.  

Lauro Martín Arranz

(Hermano marista, español)  

 

VOLVER

 

 

 

 

 

 

 

 

 

   

WEB "ESCRITORES DE SULLANA"

ES UNA PUBLICACIÓN DE EDICIONES "CULTURA Y PUEBLO"

eltallan@hotmail.com

 

 

 ELABORACIÓN DE PÁGINAS WEB

CONTÁCTENOS: E-mail: luisfelipeadrianzen@gmail.com

  

 

¡IMPORTANTE!

 a todo color, con temas relacionados a SULLANA Y LA REGIÓN  PIURA.

De venta en tu bazar-librería favorito, cerca de tu casa.