Make your own free website on Tripod.com

ESCRITORES DE SULLANA

ESCRITORES SULLANEROS:

EDUARDO RAÚL FLORES ROJAS

    

Eduardo Raúl FLORES ROJAS (1941). Nace en la ciudad de Cajamarca. Realiza sus estudios en la universidad nacional de Cajamarca, optando el título de profesor, en la especialidad de Filosofía y Ciencias Sociales.

Su vida profesional la inicia en Sullana en 1970, laborando como profesor en los colegios “08 de Diciembre” de Bellavista e INIF 48 de Sullana hasta 1973. Desde entonces se desempeña como especialista en wducación en la Sub Región de Educación “Luciano Castillo Colonna” (actualmente Unidad de Gestión Educativa Local de Sullana.)
Integra la junta directiva del Patronato del Museo de la Cultura de Sullana, así mismo es miembro activo de la Asociación Cultural “Tallán” filial Sullana.

Desde 1970 incursiona en el campo del periodismo con artículos de corte cívico y político, con los títulos:”Si tuviéramos conciencia cívica” y “Por nuestra identidad cultural”, publicándolos en el prestigioso diario “El Norte”. Continúa colaborando con sus artículos en periódicos y revistas.

La Dirección Sub Regional de Educación “Luciano Castillo Colonna” de Sullana, mediante R.D. Nº 01024 de fecha 19.05.02: “Reconoce, agradece y felicita al profesor Eduardo Raúl Flores Rojas, por ser autor de obras intelectuales que significan un aporte valioso para el desarrollo de la educación, la ciencia y la cultura”.

PRODUCCION INTELECTUAL:

Ha publicado:

“Leyendas de nuestros pueblos”. Prologado por el historiador e investigador Miguel Arturo Seminario Ojeda, editado por la UGEL Sullana (2004)

"Identidad cultural de Sullana" (2004), prologado por el escritor Víctor Borrero Vargas

En proceso:

“Antología Patriótica” Prologado por el profesor Jorge Monroy Gálvez, ex director de la Sub Región de Educación de Sullana.

Guía “Atractivos Turísticos de Sullana”, Prologado por el antropólogo Luís Chaparro Frías, director del Instituto Nacional de Cultura de Piura.

“Significado de los nombres de los caseríos del distrito de Lancones” (Toponimia). Trabajo de investigación prologado por el renombrado historiador e investigador Reynaldo Moya Espinosa.

“Antología a Sullana” Prologado por el escritor y poeta Houdini Guerrero

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Carátula del libro Identidad cultural de Sullana

 

A continuación, presentamos el prólogo firmado por el escritor Víctor Borrero Vargas, que aparece en el libro "IDENTIDAD CULTURAL DE SULLANA":


P R Ó L O G O

Indudablemente que la sociedad peruana esta atravesando por un proceso de maduración, que se manifiesta por la constante preocupación hacia la cultura, y sobretodo, hacia la identidad cultural y nacional. Se requeriría de un vasto estudio para explicar este fenómeno, pero como se trata de prologar un interesantísimo trabajo del profesor Eduardo Flores Rojas, me limito a indicar que ésta preocupación la podemos rastrear desde el inicio de la corriente indigenista; que se gestó en la segunda mitad del siglo XIX, aún más desde el momento en que Atahualpa en la plaza de Cajamarca arrojó la Biblia, dando a entender que no deseaba la intromisión de una cultura ajena a la suya.

Lo cierto es que con la llegada de los hombres del Renacimiento Europeo a estas tierras, a las que más tarde se las denominó AMÉRICA, empezó una transformación que produjo intensas mutaciones y nuevas realidades, a través de un proceso, a veces cruento, por imponer la cultura europea o dominante; iniciándose así la transculturización. No obstante los factores de transformación jamás a estado en trance de desaparecer la cultura dominada. A pesar de que entre esas dos culturas hubo una situación tensa y conflictiva, y hasta de enfrentamiento, coexistieron, y es por eso que la transculturización no supone la desaparición de la identidad cultural del sector vencido, ni tan poco la desaparición de su memoria histórica, ni de sus valores, ni de sus manifestaciones vitales. Dicho en otras palabras nació el mestizaje, y la prueba más patente la tenemos en el Inca Garcilaso de la Vega, llamado con toda justicia por Luis Alberto Sánchez, el PRIMER MESTIZO, y cuyos “COMENTARIOS REALES”, son para Jorge Basadre el cantar de gesta de la peruanidad.

Sentadas estas premisas, no podemos considerar la identidad cultural como un concepto abstracto, sino, como algo que significa una manera de ser, de vivir dentro de una cultura determinada. El derrotero o la ruta para encontrar nuestra propia identidad cultural, es admitir que somos un país mestizo- no hay blancos, sino, indios, cholos, criollos y el resultado de la introducción de otros grupos raciales, como los negros y los asiáticos y otras etnias, por eso hemos tenido un Presidente de origen japonés, y en países como Argentina y Ecuador, Presidentes de origen árabe- que ocupan un territorio, donde actualmente conviven aproximadamente cuarenta grupos humanos, con rasgos culturales que varían de una región a otra; entonces es menester comprender que la identidad, debe ser analizada desde un punto de vista pluricultural, y en la medida que lo hagamos, cada región va a experimentar un acercamiento a una identidad plural, fortalecida por un común denominador que es la nación, es decir, EL PERÚ y con el Estado, que viene a ser su representación jurídica. 

Es por eso que el esfuerzo del profesor Eduardo Flores Rojas es encomiable, porque él trata de rescatar y consolidar una identidad cultural provincial, y lo hace con acierto, atendiendo a que su visión encaja perfectamente dentro del marco pluri - cultural; y él entiende que en Sullana hay una identidad que nos engloba a todos, y que debemos sentirla como el puneño la siente hacia Puno o como el cuzqueño la siente hacia el Cuzco, amor al terruño, apego a la tierra. Aunque nosotros, los costeños del Norte, ya no hablamos la lengua de nuestros antepasados- como ocurre con el quechua y aymara- porque valgan verdades, de estas lenguas sólo tenemos meras referencias, en vista de que han desaparecido totalmente, lo que desde luego, no significa la desaparición de las culturas pre-hispánicas. Sin embargo, se tiene noticias, que en la selva peruana existen lenguas aborígenes que datan de más de 2500 años, si las comparamos con el idioma castellano, que se remontan a solo 500 años de antigüedad, si nos atenemos a la gramática de Nebrija, publicada en 1492.

Una de las concepciones erróneas de la identidad cultural, es la de tildar a estos estudios de folclóricos, otorgándole al folclor un valor subestimado, menor, casi marginal, frente a la cultura dominante, pero con trabajos como el del profesor Eduardo Flores Rojas, nos damos cuenta de la seriedad y el cuidado que tienen los estudiosos con respecto al tema tan fascinante como difícil de concluir, por sus múltiple y variados puntos de vista. En el fondo la búsqueda de la identidad cultural viene a ser una auténtica reivindicación y una autoafirmación de nosotros mismos, en suma, una revitalización étnica.

No me queda más que agregar, que la actitud del profesor EDUARDO FLORES ROJAS- pese a no ser natural de Sullana- es plausible y su trabajo constituye un gran aporte para perfilar la identidad cultural provincial, tan rica en matices y en manifestaciones vitales: con una visión totalizadora que abarque desde las culturales prehispánicas, hasta nuestros días, porque el proceso histórico no ha hecho más que enriquecer nuestro espíritu, encaminándonos al encuentro de nuestro propio destino. El mismo lo proclama en la introducción, al retomar la honrosa tarea de reiniciar una cruzada cívica, orientada a rescatar y consolidar nuestra identidad Cultural Provincial con el propósito de lograr un cambio de actitud (mentalidad), que desde luego, se está produciendo, porque la obra recoge opiniones de los propios intelectuales sullaneros, de historiadores, periodistas, políticos y poetas, que se han inspirado en el terruño, como lo hiciera en su época don Luis Humberto Delgado. El libro ha de despertar el interés por continuar la labor del Profesor Eduardo Flores Rojas y así ha de estar asegurado su propósito, porque Sullana es una fuente inagotable de mitos, relatos y leyendas.


Víctor BORRERO VARGAS

 

Carátula de la obra

"SIGNIFICADO DE LOS NOMBRES DE LOS CASERÍOS DE LANCONES"

A continuación, exponemos la PRESENTACIÓN firmada por el historiador don Reynaldo Moya Espinosa, que aparece en esta obra "SIGNIFICADO DE LOS NOMBRES DE LOS CASERÍOS DE LANCONES"

PRESENTACIÓN

El profesor Eduardo Flores Rojas, es un funcionario de la Sub Región “Luciano Castillo Colonna” de Sullana, que en cumplimiento de sus funciones ha recorrido muchos pueblos de las cuatro provincias de la Sub Región.

Con gran capacidad de observación, de análisis y con un permanente afán de investigación, no sólo se ha concretado a cumplir con su deber como funcionario, sino que ha observado el medio físico y a los pueblos, ha conversado con sus gentes, ha indagado y de esa forma ha obtenido un gran conocimiento de los lugares y de sus pobladores, lo que ha hecho posible que todo lo que le ha causado impresión lo transmita por medio de charlas, artículos periodísticos y opúsculos, algunos de los cuales, como el presente sobre Lancones, esperan financiamiento para salir a luz pública.
Un campo en el cual han incursionado muy poco los historiadores, narradores y escritores en general es el de la toponimia de los pueblos de nuestro departamento. Sin embargo, es muy interesante conocer el porque, un pueblo tiene un determinado nombre.

El profesor Flores Rojas, da el significado de veinte pueblos o lugares de Lancones, único distrito fronterizo con el Ecuador de la Provincia de Sullana y también el más extenso, que cuenta con 87 caseríos, pues la mayor parte de la población es rural. Es también el único distrito de Sullana que se extiende entre ambas márgenes del río Chira. El Norte del distrito de Lancones está ocupado por los cerros de Máncora o Amotape, que es un ramal de la Cordillera Occidental de los Andes donde se encuentra el nudo de Lazos y en cuyo entorno hay cerros de regular elevación como el Campanas, con l662 metros de altura, Pescados, el Tunal, Batán ,El Negro, Carrizal, El Cangrejo, Piedras, El Ceibo, Higuerón, Almendro, Salvajudo, Tinajas, Obispo, Ojo de Agua, El Tigre y muchos más. En estas tierras existe una rica fauna y flora protegida por el Parque Nacional de los Cerros de Amotape.

El autor, ha apelado a la tradición oral, porque no hay otra fuente de consulta y de ese modo ha desarrollado un interesante trabajo.

En Lancones, al igual que en el resto del departamento y del Perú, los nombres de muchos pueblos, se deben a que en esos lugares existe abundancia de determinados árboles o arbustos y así tenemos nombres de pueblos como Bejucal, Jabonillos, Sauzal, Zapallal, Gramadal, Algodonal. También porque a la vera de un camino, o en un escampado, o paisaje, destaca un determinado árbol, que sirve como indicador, como es el caso del Faique, El Pasayo, El Cabuyo , El Cerezo, El Penco, El Chilco, El Jacinto, El Sauce, Tamarindo. O por otras causas, como cerro El Pulguero, Los Murciélagos, Los Panales, La Cabrería, Culebras, Comején ,Garrapatas, Suena el Agua, Buitres, Venado Muerto, Ojo de Agua, Las Playas, La Peñita, Los Hornos, etc.

Lancones es un distrito con una interesante historia; aun antes de que se le conociera como parte del pueblo Tallán. Cientos de años anteriores a la era Cristiana, se desarrollaron al Sur de Ecuador varios centros culturales como Valdivia y la Chorrera, inicialmente muy primitivos, pero que fueron rápidamente evolucionando. A lo largo de muchos siglos se fue produciendo un movimiento migratorio, de gentes hacia el Sur, que tras de vencer la barrera montañosa de los cerros de La Brea y Pariñas, se fueron afincando a orillas de lo que ahora es el Alto Chira. Esas gentes encontraron a otras de origen marítimo que habían avanzado río adentro desde la bocana del Chira a donde habían llegado en balsas primitivas, desde la costa ecuatoriana, sobre todo de un punto llamado Machililla.

Pero en la región chirense se asentaron no sólo, los pueblos de origen serrano y de origen marítimo, sino que también llegaron grupos minoritarios procedentes de la selva, donde existía la nación jíbara que ocupa una extensa región, que se sentaron en lo que ahora es la provincia de Ayabaca y luego se desbordaron hasta el valle del Chira. El movimiento migratorio duró muchos siglos y el valle del Chira sirvió como un crisol de razas, donde se produjo el primer mestizaje de la costa peruana. Lograron tener un lenguaje común, y una unidad étnica, al mismo tiempo que el medio físico le impuso una uniformidad de costumbres. De esa forma aparece una étnia, que dio origen al pueblo Tallán, por los años del 700 al 900 después de Cristo. Por la proximidad al valle de Piura, se produjeron hacia ese lugar intensos movimientos migratorios.
Poechos, Tangarará y Amotape fueron los más importantes pueblos Tallanes del valle del Chira y cuando Huayna Cápac los conquistó, hizo de Poechos una gobernación, donde puso un Apu con jurisdicción sobre lo que ahora son los departamentos de Piura y Tumbes. Podríamos decir, que con esa gobernación, recién los Tallanes tienen una unidad política. En Poechos los Incas construyeron una fortaleza y palacios de acuerdo al testimonio de Cieza de León y Garcilaso de la Vega. Con las guerras de Huáscar y Atahualpa, el pueblo de Poechos sufrió mucho y casi fue destruido. El Inca usurpador puso como Gobernador de Poechos a su Capitán Mayzabilca, que fue al que Pizarro encontró, cuando llegó de Tumbes.
Pizarro en l532 partió de Tumbes para conquistar el Imperio del Tahuantinsuyo ,atravesando la cordillera de Máncora o Amotape, se posesionó de Poechos y alojó a sus tropas en la fortaleza.

Trescientos años más tarde, pocos años después de la independencia, se declaró la guerra entre el Perú y la Gran Colombia, formada por Venezuela, Colombia y Ecuador, que era gobernada por Bolívar. Para cuidar la frontera en la parte del río Macará fue enviado un destacamento al mando del joven Comandante Felipe Santiago Salaverry, el cual tuvo amores con Vicenta Ramírez hija del hacendado de la Solana. Fue así como nació el más grande poeta romántico del Perú, Carlos Augusto Salaverry.

El tres de diciembre de 1917 a solicitud del Diputado Federico Augusto Arrese, Lancones es elevado a la categoría de distrito, culminando gestiones que se iniciaron en 1912 tan pronto se creó la provincia de Sullana.

En tiempos más recientes, Poechos vuelve alcanzar notoriedad cuando en 1974 el Gobierno del General Velasco Alvarado inicia la construcción de la gran represa de Poechos. En 1976 gran cantidad de agricultores tuvieron que desocupar sus parcelas porque ellas iban a quedar dentro de la gran posa de la presa, teniendo que trasladarse a la quebrada de Cieneguillo cerca de Sullana. De igual modo, toda la población tuvo que evacuar la capital Distrital y trasladarse a ocupar transitoriamente ranchos pre - fabricados en Pampas de Zapallal en la jurisdicción del distrito de Querecotillo, hasta el año 1978 en que se terminaron los edificios públicos ubicados en el lugar donde ahora está la capital Distrital. Esta situación de inestabilidad dio origen a que muchos pobladores se dispersaran por diversos pueblos de la provincia de Sullana.

En la actualidad, Lancones demanda la pronta construcción de la carretera Sullana Alamor que pasará por su población, contribuyendo a intensificar el comercio.
Reynaldo MOYA ESPINOSA. 2000

 

   

WEB "ESCRITORES DE SULLANA"

ES UNA PUBLICACIÓN DE EDICIONES "CULTURA Y PUEBLO"

eltallan@hotmail.com

 

 

 ELABORACIÓN DE PÁGINAS WEB

CONTÁCTENOS: E-mail: luisfelipeadrianzen@gmail.com

  

 

¡IMPORTANTE!

 a todo color, con temas relacionados a SULLANA Y LA REGIÓN  PIURA.

De venta en tu bazar-librería favorito, cerca de tu casa.